IEE procedimiento.

IEE procedimiento, en la anterior entrada os hablamos del Informe de Evaluación de los Edificios, lo novedoso de esta nueva normativa, qué es y quién ha de pasar por ella. Hoy nos vamos a centrar en el procedimiento a seguir, quien puede llevarlo a cabo y el escenario en el que nos podemos encontrar tras habernos sometido al IEE.

IEE procedimiento

IEE procedimiento, para su realización

El IEE será suscrito por un técnico facultativo competente para la redacción de proyectos o dirección de obras y dirección de ejecución de obras de edificación, (arquitectos, aparejadores, arquitectos técnicos e ingenieros de la edificación). No obstante, la relación definitiva de cualificaciones requeridas para la elaboración de los IEE se establecerá mediante Orden del Ministerio de Industria, Energía y Turismo y del Ministerio de Fomento. En los aspectos relativos a accesibilidad se podrá recabar la opinión de entidades de larga trayectoria y reconocido prestigio en la atención y asociación de personas discapacitadas y que tengan entre sus fines sociales la promoción de dicha accesibilidad.

El IEE recogerá tras la identificación del inmueble, la siguiente información:

a)La evaluación del estado de conservación del edificio (similar a la ITE)

b)La evaluación de las características básicas del inmueble en lo referente a su accesibilidad por parte de personas con discapacidad, con referencia al cumplimiento o incumplimiento de la normativa vigente y estableciendo si el edifico es susceptible o no de realizar ajustes o reformas razonables para satisfacerlas.

c)La certificación de la eficiencia energética del edificio, con el contenido y mediante el procedimiento establecido por la normativa vigente. (R.D. 47/2007 de 19 de enero por el que se aprueba el Procedimiento básico para la certificación energética para edificios de nueva construcción)

 

¿Qué puede suceder tras haberse sometido al IEE?

Los propietarios obligados a disponer de un IEE, remitirán una copia del mismo al organismo que determine la Comunidad Autónoma, con el fin de que dicho informe forme parte de un Registro integrado único.

Tal y como sucede ya en la actualidad, la Autoridad competente podrá exigir a las comunidades la subsanación de desperfectos contenidas en el apartado a), así como aquellas recomendaciones incluidas en el apartado b) que la autoridad considere razonables (a este respecto la Ley considera “ajustes razonables”, aquellos cuyo coste no supera, repercutido anualmente y una vez descontadas las ayudas públicas a que pudiera haber lugar, las doce mensualidades ordinarias de gastos comunes.)

La iniciativa para proponer la iniciativa de la ordenación de las actuaciones de rehabilitación edificatoria y las de regeneración y renovación urbanas pueden partir de las Administraciones públicas, las entidades públicas adscritas o dependientes de las mismas o de los propietarios.

En concreto estarán habilitados para ello las comunidades y agrupaciones de propietarios, las cooperativas de viviendas constituidas al efecto, los propietarios de terrenos, construcciones, edificaciones y fincas urbanas, los titulares de derechos reales o de aprovechamiento y las empresas, entidades o sociedades que intervengan en nombre de los sujetos anteriores.

Las Administraciones públicas pueden así mismo adoptar medidas que aseguren la realización de obras de conservación y la ejecución de actuaciones de rehabilitación edificatoria, de regeneración y renovación urbanas que sean precisas, cuando existan situaciones de insuficiencia o degradación de los requisitos básicos de funcionalidad, seguridad y habitabilidad; obsolescencia o vulnerabilidad de barrios, de ámbitos, o de conjuntos urbanos homogéneos; o situaciones graves de pobreza energética. Serán prioritarias, en tales casos, las medidas que procedan para eliminar situaciones de infravivienda.

Al ser ésta una Ley de muy reciente aparición no existe todavía una casuística suficientemente asentada, pero parece que una actuación global para la regeneración y rehabilitación de un determinado ámbito ha de venir provenir de una actuación decidida por las administraciones públicas, aunque en parte consensuada con los propietarios privados a los que se pretende dar voz en la toma de decisiones.

En todo caso podemos decir que realmente el factor de obligatoriedad de realización de actuaciones no varía respecto a lo existente en la actualidad (con las ITEs), puesto que la adopción o no de medidas en los edificios inspeccionados por una IEE vendrá finalmente dictaminada por la autoridad competente (Ayuntamiento o Comunidad) a través de sus informes de actuaciones de obligado cumplimiento.

Por tanto la idea es que la realización en las edificaciones del Informe de Evaluación de los Edificios sirva de base o guión, junto con las aportaciones de otros sujetos intervinientes, (propiedad, técnicos, administraciones públicas…), para la realización y ejecución posteriores, de proyectos que signifiquen una mejora para el edifico en los tres aspectos mencionados.

Imagino que incluso después de las dos entradas aún tenéis muchas dudas, incluso muchas más que antes de leerlas, para eso estamos en arquicons, sabéis que nos podéis consultar sin compromiso, os asesoraremos en todo el camino de la IEE, contactar con nosotros no lo dudéis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *